Los bosques tropicales están absorbiendo más carbono de lo que muchos científicos pensaban

Un nuevo estudio dirigido por la NASA muestra que los bosques tropicales pueden estar absorbiendo más dióxido de carbono de lo que muchos científicos pensaban, en respuesta al aumento de los gases de efecto invernadero en la atmósfera. El estudio estima que los bosques tropicales absorben 1,4 mil millones de toneladas métricas de dióxido de carbono de una absorción total mundial de 2,5 mil millones – más de lo que es absorbido por los bosques de Canadá, Siberia y otras regiones del norte, llamados bosques boreales.

Los bosques y otros tipos de vegetación terrestre eliminan actualmente durante la fotosíntesis hasta un 30 por ciento de las emisiones de dióxido de carbono provocadas por los humanos. Si la velocidad de absorción se desacelera, la tasa de calentamiento global se aceleraría.

“Hasta que nuestro análisis, nadie había completado con éxito una conciliación global de información sobre los efectos del dióxido de carbono de la atmósfera, la silvicultura y las comunidades”, dijo el coautor Joshua Fisher, del JPL. “Es increíble que todos estos diferentes tipos de fuentes de datos que son independientes hayan comenzado a converger en una respuesta.”

La pregunta sobre qué tipo de bosque es el que absorbe más carbono “no es sólo una cuestión de curiosidad”, dijo el co-autor Britton Stephens, del Centro Nacional de Investigación Atmosférica, en Boulder, Colorado. “Es muy importante para nuestra comprensión saber si los ecosistemas terrestres globales pueden seguir compensando nuestras emisiones de dióxido de carbono o pueden comenzar a exacerbar el cambio climático.”

Como las emisiones de origen humano añaden más dióxido de carbono a la atmósfera, los bosques de todo el mundo las están utilizando para crecer más rápido, reduciendo la cantidad que se queda en el aire. Este efecto se llama la fertilización de carbono. “En igualdad de condiciones, el efecto es más fuerte a temperaturas más altas, lo que significa que será mayor en los trópicos que en los bosques boreales”, dijo Schimel, autor principal del estudio.

Pero el cambio climático también disminuye la disponibilidad de agua en algunas regiones y hace que la Tierra se caliente, lo que lleva a que haya  incendios forestales más frecuentes y de mayor tamaño. En los trópicos, los humanos agravan el problema por la quema de madera durante la deforestación. Los incendios no sólo provocan que haya menos absorción de carbono debido a los árboles que matan, sino que también se arrojan grandes cantidades de carbono a la atmósfera cuando se quema madera.

ALLCOT