La inversión en energías limpias y renovables aumentó un 16% en 2014

Según datos recopilados por Bloomberg New Energy Finance, la inversión en energías limpias y renovables se incrementó por primera vez en tres años, aumentando en 2014 un 16%. Concretamente, el año pasado se invirtieron 310 billones de dólares en comparación con los 270 billones de 2013.

 

 

BNEF publica que China fue el país que más invirtió en energías limpias y renovables ($ 90bn), seguido por la Unión Europea ($ 66bn), los EE.UU. ($ 52 mil millones) y Japón ($ 41bn). Por tipo de energía, en la solar se invirtieron $ 150 mil millones; en la eólica, $ 100 mil millones, y en lo que BNEF llama “tecnologías energéticamente inteligentes” (almacenamiento de energía, productos de eficiencia, y vehículos eléctricos),  $ 37 mil millones.

 

BNEF también ha publicado que se espera que las instalaciones eólicas y las instalaciones solares aumenten en un 10% en 2015, pero que la actual debilidad de los precios del petróleo probablemente tendrá un impacto negativo en las inversiones en energía eólica marina y en los vehículos eléctricos en 2015.

 

Mark Lewis, analista senior de investigación en sostenibilidad de Kepler Cheuvreux, da su opinión acerca de esta información.

 

Él afirma que, hasta ahora, la reciente y continua caída en picado de los precios del petróleo no parecen haber tenido un impacto negativo apreciable sobre la inversión en energías limpias y renovables, pero piensa que el año 2015 será un gran desafío para el espacio de la energía limpia, sobre todo – como BNEF señala – con respecto a los vehículos eléctricos.

 

 

Dicho esto, el petróleo no es un competidor directo de las energías renovables en el sector de la generación de energía (que es de lejos el mayor uso de la tecnología de las energías renovables), y la mayoría de las jurisdicciones que están impulsando las energías renovables para la generación de energía tienen incentivos de precios (por ejemplo, tarifas reguladas) que protegen a los inversores del impacto indirecto de las fluctuaciones en los precios del petróleo, en cualquier caso. Es evidente, sin embargo, que un período prolongado de bajos precios del petróleo probablemente tendría un impacto negativo importante en las inversiones en vehículos eléctricos, y potencialmente también – si dura más allá de un período unos 18 meses – en la voluntad política de apoyar las energías renovables de forma más general (al menos en algunas jurisdicciones).

 

Por el momento, sin embargo, desde Kepler Cheuvreux siguen pensando que los precios del petróleo probablemente comiencen a recuperarse en el segundo semestre de este año, ya que los precios más bajos exprimen a los productores estadounidenses de esquisto de petróleo y llevan a un estancamiento del crecimiento de la producción.

ALLCOT