Las empresas hacen un esfuerzo extra para luchar contra el cambio climático y cada vez más compensan sus emisiones voluntariamente

El fabricante de automóviles General Motors, la entidad financiera Barclays y la empresa de cosméticos Natura Cosméticos no podrían ser  compañías más diferentes. Pero todos tienen una cosa en común: son los mejores compradores voluntarios de bonos de carbono y realizan estas compras como parte de sus estrategias de responsabilidad social corporativa.

 

Un nuevo estudio de Ecosystem Marketplace llamado The Bottom Line: Taking Stock of the Role of Offsets in Corporate Carbon Strategies disipa el mito de que las empresas compran bonos de carbono para evitar asumir la responsabilidad por sus contribuciones al cambio climático.
Por el contrario, el 14% por ciento de las empresas hacen públicos sus datos relacionados con sus actividades sociales y medioambientales al CDP, que hace una encuesta anual, donde también se publican datos sobre las actividades relacionadas con la compensación de emisiones, lo que significa que están invirtiendo en cientos de proyectos de reducción de emisiones, además de reducir directamente su impacto climático a través de la eficiencia energética, el diseño mejorado de sus productos y otras medidas. Los inversores en compensación de carbono rastreados por el CDP gastaron $ 41000 millones en 2013 para hacer que sus edificios y procesos fuesen eficientes energéticamente, instalar energía baja en carbono, empezar a usar un transporte más limpio, diseñar productos más sostenibles, y atraer a todos los clientes y empleados a que cambien su comportamiento.
Este nuevo informe analizó datos de 1.882 empresas recogidos por CDP en 2013 y 2014 y analizó su rendimiento climático.

La mayoría de las empresas (214) compensaron las emisiones de forma voluntaria, en comparación con 56 empresas que compraron bonos para cumplir con las regulaciones. Las empresas con sede en regiones con mercados de carbono eran más propensas a comprar bonos de carbono, incluso con carácter voluntario, que empresas con sede en lugares sin mercados. La Unión Europea, sede del Sistema de Comercio de Emisiones de la UE (EU ETS), acoge al mayor número de compradores – tanto obligatorio como voluntario.

 

Se compensaron voluntariamente 16,5 millones de toneladas en 2013. General Motors encabezó la lista de compradores voluntarios de bonos de carbono y compensó 4,6 millones de toneladas en el período 2012-2013.

 

Barclays en el Reino Unido fue el segundo en la lista de los compradores voluntarios con 2,1 millones de toneladas compensadas e invirtió para ello en un proyecto de prevención de la deforestación en Kenia y proyectos de energía renovable en la India y China. En su divulgación a CDP, el banco señaló su previsión de que los ciclones tropicales alterarán el perfil de crédito de algunos de sus clientes.
Pacific Gas & Electric, en California, y Cosméticos Natura, con sede en Brasil, empataron en el tercer lugar en la lista de los principales compradores voluntarios con alrededor de 1,4 millones de toneladas. Natura ha reducido sus emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) un 33,2% desde 2007 a 2013 y compensa todas las emisiones que no puede evitar mediante la adquisición de bonos de carbono de reforestación, eficiencia energética, sustitución de combustibles, tratamiento de residuos y REDD +.

ALLCOT