Los organizadores de Eco Fashion Week, preocupados por el impacto de carbono de la industria de la moda en todo el mundo

El mes pasado, Vancouver acogió la novena temporada de Eco Fashion Week (EFW) y celebró la transformación de la industria de la moda en una industria preocupada por el medio ambiente. Uno de los objetivos fue dar a conocer el impacto ambiental que genera el sector, y más específicamente, las emisiones de carbono que se producen en todo el mundo.

La semana se inició con el desfile de H & M Conscious Collection y se pudieron ver una serie de carteles en todo el espacio donde se destacaban las estrategias y compromisos de sostenibilidad de la marca. Las siguientes dos noches se pudieron ver modelos de eco-diseñadores.

Que haya más de un billón de dólares al año en ingresos en la industria depende en gran medida de los recursos que se utilizan: agua fresca, aire limpio, la biodiversidad, tierra productiva y la estabilidad de sociedades justas. Así que, como tercera industria más perjudicial para el medio ambiente en el mundo, uno podría también preguntarse qué están haciendo sus líderes para promover el tipo de sostenibilidad necesaria para su viabilidad a largo plazo. Myriam Laroche, Presidenta de Eco Fashion Week, sí está preocupada por ello.

Laroche trabaja con la comunidad de la moda para que la industria del textil sea sostenible. Laroche, que dice que una vez fue la “chica con 100 pares de zapatos”, dijo que se ha visto influenciada por las personas que incorporaron la sostenibilidad en su estilos de vida después de mudarse a Vancouver. Cuando se enteró de que el importe medio de los textiles desechados por persona en los Estados Unidos era de 68 libras, se preguntó cuál era su relación con la ropa y pronto fundó EFW.

La innovación en la moda está inextricablemente ligada a la innovación en sostenibilidad, y el propósito de EFW es informar e inspirar sobre ello, para unir belleza y medio ambiente.

ALLCOT