Los compradores voluntarios gastan casi 4.5 mil millones de dólares en bonos de carbono para luchar contra el cambio climático

Empresas, gobiernos e individuos gastaron de forma voluntaria casi 4,5 mil millones dólares en conservar el medio ambiente y en energía limpia en la última década, después de comprar casi mil millones de bonos de carbono, según un nuevo informe dado a conocer en el marco de las negociaciones internacionales sobre el clima de esta semana en Bonn, Alemania.

El informe de The Forest Trends Ecosystem Marketplace Ahead of the Curve: State of the Voluntary Carbon Markets 2015, demuestra que la demanda voluntaria de bonos de carbono – cada uno representa una reducción de una tonelada de gases de efecto invernadero que compensa las emisiones en otros lugares – es destacable a pesar del tamaño relativamente pequeño de los mercados.

Los mercados voluntarios han servido como prueba para la fijación de precios de carbono de programas de cumplimiento de todo el mundo. Sudáfrica, por ejemplo, permitirá usar las compensaciones generadas bajo dos estándares de mercado voluntario de carbono ampliamente conocidos cuando el país implemente su impuesto sobre el carbono en 2016. La silvicultura, las sustancias que destrozan el ozono, y los proyectos de compensación relacionados con el metano y la ganadería, ahora elegibles en el programa de cap-and-trade de carbono de California,  tienen sus raíces en los mercados voluntarios.

El precio de los bonos de carbono voluntarios  ha experimentado subidas y caídas en la última década. El precio medio mundial alcanzó un máximo de 7,3 dólares / tonelada en 2008, como un impulso que parecía ser la construcción en los Estados Unidos de un sistema  cap and trade nacional para reducir estas emisiones. Pero los precios en general comenzaron a disminuir a medida que surgieron dudas con respecto a la legislación sobre el comercio de carbono en el Senado de Estados Unidos y los países no ratificaron otra fase del Protocolo de Kyoto, por lo que se llegó a un mínimo histórico de 3,8 dólares / tonelada en 2014.

La compensación voluntaria de carbono puede tomar varias formas, como proteger a la selva tropical en peligro, distribuir estufas de combustión limpia en los países en desarrollo, la instalación de sistemas de energía renovable, la restauración de los manglares y el cultivo de la producción de arroz de bajo carbono. Año a año, el tipo de proyecto con mayor demanda ha cambiado de acuerdo con Ecosystem Marketplace, que ha seguido estas actividades desde 2007. Los proyectos eólicos encabezaron las listas en 2011 y 2012 debido a su relación costo-efectividad en comparación con otros tipos de proyectos, pero desde entonces han sido superadas por las compensaciones de deforestación evitada (REDD), que negociaron un máximo histórico de 25 millones de toneladas en 2014.

Los países de los que se esperaba que jugasen un papel crítico en las negociaciones internacionales sobre el clima han recibido las mayores sumas de financiación voluntaria de los proyectos de compensación de carbono, según el informe. Durante la última década, Estados Unidos experimentó el mayor volumen de transacciones voluntarias de bonos (136 millones de toneladas de bonos por valor de cerca de 700 millones de dólares), seguido por Brasil (40 millones de toneladas de bonos valorados en 233 millones dólares).

Para más información: http://forest-trends.org/releases/uploads/SOVCM2015_FullReport.pdf

ALLCOT