Los gobernadores de los estados de la Amazonía brasileña y algunas ONGs del país demandan más participación y un papel más activo en el desarrollo de REDD +

Incluso antes de que los negociadores sobre clima terminasen con el objetivo de obtener un texto para completar el paquete de REDD + bajo la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), los gobernadores de los estados que comprenden la parte brasileña de la Amazonía advirtieron de que las presiones económicas y el mal gobierno estaban poniendo en peligro la impresionante reducción del 70% de las emisiones de gases de efecto invernadero del país. Este es un argumento que han hecho antes, pero esta vez con el respaldo de más de 30 organizaciones ambientales no gubernamentales (ONG).

Los gobernadores escribieron  la “Carta Cuiabá”, que aboga por el acceso directo del Estado a los fondos internacionales para REDD +, por compartir los beneficios de REDD + en Brasil, y una mayor participación del Estado en la construcción de la Estrategia Nacional REDD +, que ha estado en el limbo desde 2010.

Luego, el 10 de junio, el penúltimo día de las conversaciones de Bonn, el Observatorio del Clima de Brasil, una coalición de 30 organizaciones no gubernamentales,  mostró su apoyo a los gobernadores y emitió un duro ataque a la estrategia de Brasil REDD +.

Ambos documentos alaban la reducción en Brasil del 70% de las emisiones derivadas de la deforestación, que atribuyen, en parte, a la puesta en marcha de los programas voluntarios de REDD + canalizados a través del Fondo Amazonía.

La Carta de Cuiabá se subtitula “Un Pacto para la valoración de los Bosques y la Reducción de Emisiones por Deforestación (REDD +) en la Amazonía Legal”, y fue firmada por los representantes de nueve estados: seis gobernadores – Tião Viana de Acre, Pedro Taques de Mato Grosso, Waldez Góes de Amapá, José Melo de Oliveira de Amazonas, Marcelo de Carvalho, Miranda de Tocantins y Maria Suely Silva Campos de Roraima – y tres vicegobernadores: Carlos Brandão de Maranhão, Daniel Pereira de Rondônia y José da Cruz Marinho de Pará.

Gran parte de la carta está centrada en el Fondo Amazonía, al que el gobierno de Noruega ya ha comprometido mil millones de dólares este año y donde también hay dinero adicional proveniente del Gobierno alemán y de Petrobras. Del dinero noruego, 882 millones ya se han desembolsado para financiar la reducción de emisiones, con un valor predeterminado de 5 dólares por tonelada, por lo que es  aproximadamente 206 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2),  lo cual dice la carta que es el equivalente de apenas 4,9% del total de REDD + generadas en el Amazonas.

ALLCOT