Un área de bosque equivalente al tamaño de la India podría perderse para el 2050

Los bosques tropicales se enfrentan a una gran cantidad de amenazas, en particular de las industrias madereras y agrícolas. Por consiguiente, su continua desaparición de la Tierra no es una gran noticia. Pero una nueva investigación sugiere que pueden estar desapareciendo más rápido de lo que se pensaba. Y eso podría tener grandes consecuencias si se tiene en cuenta los esfuerzos mundiales contra el cambio climático que se están haciendo.

Un nuevo informe del Centro para el Desarrollo Mundial advierte de lo que ocurrirá si los líderes mundiales no toman medidas más enérgicas para reducir la deforestación. Para el 2050, estiman, se perderá una superficie de bosque equivalente al tamaño de la India. Los investigadores llegaron a sus conclusiones mediante el uso de datos de satélites publicados sobre la cubierta forestal mundial desde 2001 hasta 2012 para evaluar las tasas actuales de deforestación en todo el mundo.

La pérdida de gran parte de los bosques del mundo es muy perjudicial para las plantas y los animales que dependen de ellos para sobrevivir. Pero aún más alarmante son las consecuencias para el cambio climático global. Actualmente, los líderes del mundo están trabajando para que la temperatura del planeta no aumente más de 2 grados centígrados. Pero con el fin de cumplir con ese objetivo, dicen los científicos, tiene que haber una cantidad limitada de carbono que los seres humanos puedan continuar vertiendo a la atmósfera en las próximas décadas.

Reducir el consumo de la quema de combustibles fósiles y la transición a fuentes de energía renovables es una de las principales acciones  que los países de todo el mundo están llevando a cabo para alcanzar la meta de 2 grados. Pero los bosques son enormes almacenes de carbono, que se vierte a la atmósfera si los árboles son destruidos.

Los investigadores dicen que hay varias maneras efectivas para iniciar la reducción en la deforestación. La realización de pagos de carbono internacionales – en la que los países ricos pagan a otras naciones para mantener sus bosques tropicales de pie – es una opción. La introducción de precios de carbono nacionales, que son esencialmente los impuestos que se deben pagar por el derecho a emitir una determinada cantidad de carbono, es otra posibilidad. O los países podrían simplemente establecer políticas más restrictivas sobre la deforestación.

ALLCOT