Noruega paga mil millones de dólares a Brasil para reducir la deforestación en la Amazonía

El Ministro Noruego de Clima y Medio Ambiente Tine Sundtoft ha anunciado que antes de la cumbre sobre el cambio climático que tendrá lugar en París en diciembre, Noruega habrá cumplido la promesa que hizo en 2008 de aportar mil millones de dólares al Fondo de la Amazonía Brasileña.

“La alianza entre Brasil y Noruega a través de los programas del Fondo demuestra el apoyo a una de las más impresionantes acciones de mitigación del cambio climático de las últimas décadas”, dijo el Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon.

En 2008, Noruega se comprometió a pagar hasta mil millones de dólares al Fondo de la Amazonía en el período de 2008 a 2015 si Brasil reducía la deforestación en la Amazonía – la mayor selva tropical del mundo. Durante la última década, Brasil ha reducido la deforestación en su parte de la Amazonía en más del 75 por ciento.

Las cifras de deforestación del año forestal 2014 indican una reducción de la deforestación de casi el 75 por ciento en comparación con el nivel de referencia original del Fondo de la Amazonía (el promedio de deforestación de 1996 a 2005 es de 19.559 km2).

El Fondo de la Amazonia fue lanzado por Brasil en 2008. El Fondo está abierto a las contribuciones de los países, los particulares y las empresas. Noruega fue el primer contribuyente al fondo. Desde 2008, Noruega ha pagado un total de más de 900 millones de dólares para el Fondo de la Amazonia en base a los resultados entregados por Brasil. El fondo es administrado por el Banco de Desarrollo de Brasil, BNDES, que es el segundo banco de desarrollo más grande del mundo.

Todos los proyectos apoyados por el Fondo de la Amazonia son una parte del plan general de Brasil para reducir la deforestación, al tiempo que promueve el desarrollo sostenible en la región amazónica. 75 proyectos por valor de 546 millones de dólares han sido aprobados a día 31 de agosto de 2015.

“El Fondo de la Amazonía ha sido un instrumento importante para la promoción de políticas innovadoras, medidas y acciones a fin de lograr un verdadero desarrollo sostenible, así como para cambiar la lógica económica que está detrás de la destrucción de los bosques, tanto en la Amazonía como en otras regiones. El fortalecimiento de las estrategias que promueven el uso sostenible de los recursos naturales, combinadas con mejores prácticas en las actividades productivas en las zonas forestales, que han sido promovidas por el Fondo de la Amazonía, con el apoyo fundamental del Gobierno de Noruega, es de suma importancia. “, dice Carlos Rittl, Secreatry Ejecutivo del Observatorio climático brasileño.

ALLCOT