CaixaBank compensa las emisiones de carbono de toda su red de oficinas

CaixaBank ha puesto en marcha una iniciativa ambiental que compensa las emisiones de CO2 derivadas del conjunto de su actividad, tanto en servicios centrales como en el conjunto de la red comercial, formada por más de 5.300 oficinas.

Esta iniciativa, que es pionera en el sector financiero español, se inicia este 2015 y se irá ampliando gradualmente hasta que en 2018 se consiga el objetivo de compensar el impacto ambiental que, según los medidores de la huella de carbono de los estudios que realiza el grupo, produce la actividad de toda la entidad.

CaixaBank recuerda que en 2014 compensó las emisiones de CO2 correspondientes al impacto ambiental de los servicios centrales.

La compensación de CO2 de una entidad consiste en que invierta en proyectos limpios que eliminen de la atmósfera un volumen de emisiones equivalente al que produce habitualmente; lo más frecuente es que sean plantaciones de nuevos bosques, pero CaixaBank ha escogido la ampliación de una central hidroeléctrica de 6 MW en Chile, denominada Mariposas, con una producción estimada de 40.000 MWh anuales. El cálculo de las emisiones ahorradas por la central siguen la contabilidad internacional  y los estándares ambientales de la instalación cuentan con el aval de Verified Carbon Standard (VCS).

Adicionalmente, la actividad de la hidroeléctrica generará riqueza en una zona deprimida: 250 empleos durante la construcción y cinco puestos permanentes para su operación y mantenimiento.

ALLCOT