Informe de Carbon Tracker: La demanda de combustibles fósiles alcanzará su punto máximo en la década de 2020

Carbon Tracker Initiative, un equipo de especialistas financieros que hacen que el riesgo climático sea real en los mercados de capital actuales, publicó un informe que predice que el pico en la demanda de combustibles fósiles tendrá un impacto dramático en los mercados financieros en la década de 2020.

2020 Vision: Why You Should See Peak Fossil Fuels Coming muestra que la energía solar y la eólica desplazarán todo el crecimiento de los combustibles fósiles a medida que continúan expandiéndose en un contexto de caída de la demanda de energía. Como se espera que la demanda mundial de energía crezca en un 1-1.5% y la solar y la eólica en un 15-20% anual, la demanda de combustibles fósiles alcanzará su punto máximo entre 2020 y 2027, muy probablemente en 2023.

Kingsmill Bond, nuevo responsable del área estratégica de energía de Carbon Tracker  y autor del informe ha dicho: “La década de 2020 será la década de los picos de demanda de combustibles fósiles, ya que están siendo asaltados y abrumados por la creciente marea renovable. Esto conducirá inevitablemente a billones de dólares de activos varados en todo el sector corporativo y afectará a los estados petroleros que no se reinventen a sí mismos”.

Los impactos de la transición energética serán enormes: el sector de los combustibles fósiles ha invertido aproximadamente $ 25 billones en infraestructura y existirá un riesgo sistémico para los mercados financieros a medida que tratan de digerir grandes cantidades de activos varados; la transición afectará directamente a las compañías que componen hasta una cuarta parte de los índices de acciones y mercados de deuda, afectando a los sectores de banca, bienes de capital, transporte y automotriz; y, por último, los países exportadores de combustibles fósiles sufrirán.

Carbon Tracker advierte que ya se están sintiendo los primeros impactos de la transición energética: las plantas eléctricas de carbón y de gas en Europa y en algunas partes de EE.UU. ya se están cerrando porque no son rentables; Peabody Energy, el mayor productor mundial de carbón del sector privado, quebró en 2016 y en 2017 los vehículos eléctricos representaron 3 millones de 800 millones de automóviles en todo el mundo, además de un 22% de crecimiento en la venta de automóviles y están preparados para proporcionar todo el crecimiento de principios de la década de 2020.

Kingsmill Bond ha dicho: “Los inversores se anticipan, por lo que normalmente reaccionarán incluso antes de que las empresas vean un pico de demanda. Esto es lo que sucedió recientemente en las transiciones del carbón y del sector eléctrico europeo. Creemos que los inversores comenzarán a reaccionar más rápido a medida que la transición energética avance en los mercados de capitales del mundo. A medida que cada sector se ve afectado, es más fácil para el mercado anticipar que algo similar le pase al próximo sector”.

Puede descargar el informe completo aquí

 

ALLCOT

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *