Alcanzar los objetivos del Acuerdo de París permitiría salvar anualmente cerca de un millón de vidas en todo el mundo en 2050

La reducción de la contaminación atmosférica con el fin de alcanzar los objetivos del Acuerdo de París permitiría salvar anualmente cerca de un millón de vidas en todo el mundo en 2050. De acuerdo con las estimaciones más recientes de los principales expertos, los beneficios para la salud derivados de la lucha contra el cambio climático duplicarían a los costos de las políticas mundiales de mitigación, y esta relación costo/beneficio sería aún superior en países como China y la India.

En un informe presentado en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP24), la Organización Mundial de la Salud (OMS) explica que los aspectos sanitarios son un elemento fundamental de la promoción de medidas contra el cambio climático, y ofrece recomendaciones importantes para las instancias normativas.

La exposición a la contaminación del aire causa anualmente 7 millones de defunciones en todo el mundo, y según los cálculos, da lugar a unas pérdidas de US$ 5 110 000 millones en términos de bienestar. Se ha calculado que, en los 15 países con mayores emisiones de gases de efecto invernadero, las consecuencias sanitarias de la contaminación atmosférica representan más del 4% del PIB. Para hacer realidad las medidas encaminadas a alcanzar los objetivos del Acuerdo de París, se deberá destinar a esta meta alrededor del 1% del PIB mundial.

Las actividades humanas que desestabilizan el clima terráqueo ocasionan también problemas de salud de forma directa. La quema de combustibles fósiles es la principal causa del cambio climático y es una de las principales fuentes de contaminación del aire.

El Informe especial de la OMS a la COP24 sobre salud y cambio climático (COP-24 Special Report: health and climate change) ofrece recomendaciones a los gobiernos para optimizar los beneficios sanitarios mediante la lucha contra el cambio climático y para evitar los principales efectos en la salud de este problema de escala mundial.

Algunas de estas recomendaciones son:

-Definir y fomentar medidas de reducción de las emisiones de dióxido de carbono y de contaminantes atmosféricos, e incluir, en las contribuciones nacionales, compromisos específicos de reducción de las emisiones de contaminantes climáticos de vida corta.

-Velar por que los compromisos de evaluar y proteger la salud en el marco de la CMNUCC y el Acuerdo de París se reflejen en mecanismos operativos a nivel tanto nacional como mundial.

-Eliminar los obstáculos a la inversión en la adaptación al cambio climático para proteger la salud humana, con especial atención a la resiliencia medioambiental de los sistemas de salud y a la capacidad de los centros de salud para hacer frente a los riesgos asociados al clima.

-Ayudar a la comunidad sanitaria, la sociedad civil y los profesionales de la salud a movilizarse colectivamente a fin de promover medidas para resistir al cambio climático y obtener los beneficios sanitarios conexos.

-Promover la función de las ciudades y las autoridades subnacionales en la lucha contra el cambio climático en beneficio de la salud, en el marco de la CMNUCC.

-Hacer un seguimiento oficial de los progresos en materia de salud resultantes de las medidas de lucha contra el cambio climático y los procesos de gobernanza en materia de clima y salud, así como de los objetivos de desarrollo sostenible de las Naciones Unidas, y presentar informes al respecto.

-Incluir los efectos en la salud de las medidas de mitigación y adaptación en las políticas económicas y fiscales.

Puedes descargar el informe complete aquí

 

ALLCOT

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *