América e India anunciarán una acción conjunta contra el cambio climático cuando Obama visite Nueva Delhi

América y la India darán a conocer los esfuerzos que están realizando conjuntamente para luchar contra el cambio climático cuando Barack Obama visite Nueva Delhi el próximo mes. La visita de Obama es vista como un momento clave para persuadir a uno de los países más contaminantes del mundo.

Después de China y los EE.UU., la India es el tercer mayor productor mundial de las emisiones de gases de efecto invernadero causantes del cambio climático.

Durante la visita, se espera que Obama y el primer ministro, Narendra Modi, den a conocer una serie de iniciativas para ampliar la investigación y el acceso a las tecnologías de energía limpia.

Así, la visita representa un momento clave, al igual que el hecho de que las principales economías empiezan a cumplir las promesas hechas en Lima para combatir el cambio climático.

En virtud de ese acuerdo, se espera que todos los países anuncien el 31 de marzo objetivos de reducción de emisiones y otras acciones para combatir el cambio climático.

China ya ha acordado reducir su contaminación de carbono, y Corea del Sur y los países latinoamericanos van a contar con un fondo climático destinado a los países pobres, por lo que, después de las negociaciones de Lima, es India la que está bajo los focos. Se entiende que India está trabajando en sus objetivos para las Naciones Unidas, pero no va a presentar esos números hasta junio.

Pero Modi ha dicho que la India estaba intensificando sus esfuerzos para hacer frente al cambio climático, y que ha ido aumentando sus metas para ampliar la eficiencia energética y la energía solar. “En los próximos dos años, habrá grandes cambios”, dijo.

El gobernador de Washington planea lanzar un mercado de carbono

El gobernador de Washington Jay Inslee presentó un plan para lanzar un mercado de carbono, con el objetivo de luchar contra el calentamiento global y de recaudar mil millones de dólares al año para las escuelas estatales y para iniciativas de transporte público. Pero, primero, tendrá que lograr apoyo político.

El programa pondría un límite global a la cantidad de carbono que las grandes empresas y distribuidoras de combustible pueden emitir. Las empresas tendrían la opción de reducir su producción de carbono comprando derechos de emisión en subastas estatales, o permisos de compra a otras empresas que participan en el mercado.

Sin embargo, el programa se enfrenta a una dura batalla política, ya que necesita la aprobación de la legislatura estatal para que esta propuesta se convierta en ley, incluyendo la aprobación por parte del Senado, liderado por republicanos.

La propuesta refleja en muchos sentidos el funcionamiento del mercado de California, que tiene dos años de vida, y que al igual que Washington, también pretende que las emisiones de carbono estatales lleguen de nuevo a los niveles de 1990 para el año 2020.

Inslee planea introducir legislación a principios del próximo año, con la mirada puesta en el lanzamiento del mercado en julio de 2016 y la vinculación con el mercado de California en una fecha posterior.

Aunque este mercado pretende ser parecido al de California, a diferencia de este, Washington dará permisos de emisión de carbono de forma gratuita a las refinerías de petróleo, fabricantes de pasta y papel o distribuidores de gasolina, que representan el 85% de la producción del estado.

Así, se exige a las empresas que compren permisos de emisión desde el principio. Se espera que los permisos estén a un precio de alrededor de $ 12 por tonelada métrica en 2016.